One Eyeland Awards

Acostumbrado a cargar con un montón de equipo y a las facilidades que te proporciona un eficaz grupo de colaboradores… Ir solo, con una única cámara y un objetivo para observar en silencio como va cambiando la luz, escogiendo encuadres, buscando fugas… Me hace recordar con nostalgia cuando comenzaba en esta profesión, sin apenas recursos y cargado, básicamente, de una enorme ilusión.

Este premio me llena de especial alegría por ser un reconocimiento a un proyecto cuyo fin era -nada menos que- redescubrir el ‘simple’ placer de disfrutar haciendo fotos.

link a: One Eyeland Awards