retratos 6

M. Á. Sánchez

Cortar el chasis, doblar el acero buscando esa forma que está en tu cabeza, adaptar esa pieza (que según el fabricante está chupao) y no encaja ni de coña… Que te voy a contar a ti. Tú ‘Huerito’ sabes muy bien que construir una moto es cuestión, como casi todo, de gusto, paciencia y saber darle la vuelta cuando hace falta.